sábado, 8 de febrero de 2020

Sombras chinescas

                                               

          Desde muy pequeña me fascinan las sombras chinescas. Me apasiona jugar con la sombra que hacen mis manos o mi propio cuerpo en el suelo, en las paredes... Los juegos de luces y sombras, en general, me parecen una mina de oro para el desarrollo de la creatividad. Al juego infantil de hacer figuras tras una sábana blanca ( la cabeza que habla, el águila, el perro, el conejo...) se le puede dar también un giro erótico para hacerlo de adultos y para hacer menos rutinario el arte de amarse. Tras una sábana, iluminada sólo por un foco con colores y con un maillot ajustado que deje marcar todas las partes del cuerpo, puede despertarse el  deseo y la imaginación de cualquier espectador. Doy fe.

          Mi amiga Marta y yo, con diecisiete púberes añitos,  nos sacamos un dinerillo con un espectáculo erótico que ingeniamos basado en los juegos de sombras. Por esos años mi Eva más sensual me habitaba casi todo el día y mis otras Evas apenas discutían con ella.  Representábamos nuestra coreografía, con música variada y sonidos de la selva, en el garaje de los padres de un amigo del barrio, que estuvo encantado - durante los escasos treinta días que duró- de participar en la loca aventura cediendo el espacio y llevándose una comisión de las entradas.

      El garaje se llenaba los fines de semana. Marta y yo nos divertíamos mucho ideando.  No hacía falta que nada fuese verdad,  sólo que lo pareciese a través de la sábana. Fingíamos duchas, juegos lésbicos, caricias, posturas imposibles. Teníamos un falo de plástico de esos que se cuelgan en la cintura y una de las dos hacía de chico en algunas escenas...

       Supongo que los vecinos sospecharon de tanta actividad en la casa. Todo terminó el día que mi padre ( hombre rígido y de moral intachable) se enteró del asunto y me sacó de allí montando un espectáculo que quedó para siempre en la memoria de todos. No me quedó más que obedecerle porque ( por los pelos, que conste) era menor, jurándole con rabia que, en cuanto cumpliera dieciocho, haría lo que me diera la gana...

        El mismo día de mi cumpleaños cumplí mi juramento, pero la verdad es que ya había perdido toda la gracia y mi cabeza estaba en otros proyectos...

94 comentarios:

  1. siempre he buscado mi silueta en la pared al montármelo con alguien, ese discurrir mágico y cinematográfico

    ResponderEliminar
  2. ¡Je! Interesante.Solo tiene una pega. No hay manera de saber si la titi es pelirroja.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja... Tienes razón. Tampoco puedes saber si es fea... ja, ja...

      Un beso pelirrojo.

      Eliminar
  3. Seguro que en ese experimento erotico había más de rebeldía ante la autoridad paterna y por tanto, con la libertad que te daban los 18 años el asunto ya no era tan seductor.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La rebeldía y la adolescencia hacen pareja siempre.

      Un beso rebelde.

      Eliminar
  4. Tanto esperar para cumplir los 18 y cuando llegan le falta la gracia de lo prohibido y ya no hace ilusión.
    Tu padre debía estar taquicárdico contigo, supongo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuántos padres taquicárdicos de adolescentes rebeldes habrá...
      Esta historia es la historia de cualquiera de ellos.


      Un beso con buen ritmo cardíaco.

      Eliminar
  5. jajajaja perdona pero me he mondado con el comentario de Chema sobre tu padre y su taquicardia contigo :))

    Iba a decirte, que me encantan las sombras chinescas, y .... las tuyas tambien :))

    Beso con sombra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Carmela.
      Las sombras chinescas y las luces son una fuente de creatividad casi inagotable.

      Un beso creativo.

      Eliminar
  6. Los juegos de sombras... Quizás todos hemos jugado con ellos e inventado mil fantasías...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que todos, Rafael. Tenemos imaginación ilimitada hasta que la sociedad nos impone los límites.

      Un beso libre.

      Eliminar
  7. Rebeldía, autoridad, secreto, lo importante es saber cuando desearlo y dónde.
    El tiempo de un adolescente, el que pasa, es más lento al que de forma natural sucede cuando la vida se acaba. Curioso, nunca lo entendí de joven ... ahora sí.
    Espero que tu rebeldía siga firme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto. Aunque no todas mis Evas son rebeldes,claro.

      Un beso pensativo.

      Eliminar
  8. Cuando eres mayor, ya no hay trasgresión y la cosa mola menos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Entonces pasamos a trasgredir otras cosas... ja, ja.

      Un beso molón.

      Eliminar
  9. Vaya espectáculo de sombras chinas, podrías poner un video de aquello ;)

    Un beso dulce y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces no había tanto afán por grabarlo todo; se disfrutaba el momento y ya está. Alguna foto hay, claro, pero a saber dónde...

      Un beso desordenado.

      Eliminar
  10. Toda una vuelta de tuerda a las soombras chinescas.
    Que sugestivo debió se todo eso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de mis Evas es forofa de darle otros usos a las cosas...

      Un beso sugestivo.

      Eliminar
  11. las sombras chinescas son un arte olvidado, ya no se ven mucho. y quizá sea mejor así, porque con la censura que hay hoy en día, a los creadores de las sombras les podrían detener, como a los titiriteros. 3:) antes podía echarte una bronca tu padre, pero ahora va a por ti la audiencia nacional. :O
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tienes más que ver facebook que te elimina la publicación de una obra de Arte mundial si contiene un desnudo...

      Un beso sin censuras.

      Eliminar
  12. Ya con 13 años, apenas comenzada la adolescencia, dije que a mis 18 me iría a vivir sola...a mi bola, con mis ritmos y mis gustos... Lo hice a mis 17, un mes después de haberlos cumplido... sólo que no fue "sola"... Pero esa es otra historia 😉

    Un beso rebelde aún.

    ResponderEliminar
  13. Vaya. Imagino el papá puso el grito en el cielo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El grito sí. Porque la mano jamás me la puso encima. Menos mal.

      Un beso de paz.

      Eliminar
  14. Topamos con la censura !! jaajaja
    ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la censura más natural, la de los padres que quieren el bien de sus hijos; mucho peor es la otra, la que no deja expresar con libertad siendo adultos.

      Un beso incensurable.

      Eliminar
  15. Para esa etapa de la vida, la imaginación es más febril y creativa. Cuántas cosas eróticas nos reventaron los sesos, y la preocupación de los papás. Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... La creatividad está dentro de uno siempre. Sale mejor cuando no hay preocupaciones, claro, pero estar, está.


      Un beso imaginario.

      Eliminar
  16. Hubiera ido gustoso a ese espectaculo.

    ¡Que digo! Hubiera ido cada semana.

    La Eva que se fue de casa fue la suma de las voluntades de todas tus Evas.

    ResponderEliminar
  17. Tu mente es muy pródiga en creatividad, me estoy dando cuenta de ello a cada día que pasa. Es fascinante lo que trancurre en esa cabecita tuya.
    Besos para todas las Evas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que soy hiperactiva mental, pero es lógico si piensas que somos 23 Evas pensando a la vez.

      Un beso veintitrés veces.

      Eliminar
  18. Vaya anécdota de juventud más imaginativa...terminó mal pero estoy segura que tu padre quería tu bien.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi padre me adoraba. Eso siempre lo he sabido.

      Un beso contento.

      Eliminar
  19. Espero que lo volvieras a probar sin fingir, las sombras se sienten mejor así.
    No se porque pero tu Eva sensual eso ya lo sabe.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi Eva más sensual es muy juguetona, Aga. Pero eso ya lo sabes tú... ja, ja.


      Un beso con sombras.

      Eliminar
  20. ¡¡cuánto le hubiese gustado a este pirata haber sido uno de tus aquellos espectadores!!

    besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mí que lo fueras. Te habría firmado un autógrafo en el parche... por lo menos.

      Un beso pirata.

      Eliminar
  21. La ley dice que de un día para otro asentamos la cabeza, ayer era menor de edad hoy hasta me pueden meter en la cárcel por haber cumplido la mayoría de edad, cuanto se equivocan.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las leyes las hacen las personas y las personas son imperfectas.
      Está claro.

      Un beso sin ley.

      Eliminar
  22. jajajaj que cosas te pasaban y te pasan...
    En tu club social de Evas, la diversión está asegurada.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Un club social! ¡Qué buena idea! ¡ Pondré a trabajar a mi Eva más sociable!

      Un beso agradecido.

      Eliminar
  23. Con cariño ,gracias por el tuyo ,tu compañía y la vida pasa muy rápida.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Marina.
      Espero que poco a poco vayas saliendo del bache.

      Un beso reparador.

      Eliminar
  24. Menuda bomba tenías que ser en casa, Eva.
    Las cosas pierden la gracia cuando ya no están prohibidas, ¿ verdad?

    Mil besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno... algunas sí.... otras... siguen gustando... ja, ja...

      Un beso prohibido.

      Eliminar
  25. A mí siempre me han gustado las sombras chinescas... aunque entiendo a tu padre.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normal. Si yo fuera mi padre hubiera hecho lo mismo... O no. Depende.

      Un beso pensativo.

      Eliminar
  26. Entiendo a tu papá: no tenías la edad ni la madurez para andar haciendo cosas propias de una adulta. De haber sido él, te saco de ahí y te arrastro de las orejas para que te duela más. Después, eso sí, con todo el amor del mundo, te explicaría qué hiciste mal.
    Igualmente no deja de ser una anécdota entretenida.
    Te dejo un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿ De las orejas? ¡Ayyyyyyyyy! ¡Qué salvajada! Estoy segura de que no te gustaría ponerme las orejas de soplillo....


      Un beso casi asustado.

      Eliminar
  27. Son divertidas las sombras chinescas, aunque tu padre tenía toda la razón, esas cosas son para mayores, y cuando puedes hacerlas no te llama la atención. Lo prohibido siempre apetece más.
    Besos Eva
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo prohibido atrae. Y lo nuevo. Y lo distinto...

      Un beso grande.

      Eliminar
  28. Quien de niña no juega con sombras chinescas, de mayor no tiene imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta la frase. Propia de un escritor magnífico, como tú.

      Un beso juguetón.

      Eliminar
  29. A esa edad, los proyectos cambian todo el tiempo. Y los padres siempre interrumpen la diversión.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  30. Me hubiera encantado estar presente en todas la funciones, menos en la última, claro.

    Un beso chinesco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la última fue la mejor: doble espectáculo al precio de uno... ja, ja.


      Un beso chinesco también para ti.

      Eliminar
  31. La clave es esta, Eva chinesca:

    "No hacía falta que nada fuese verdad, sólo que lo pareciese"

    Todos hemos jugado o representado algo semejante alguna vez en nuestros tiempos juveniles. Parte de la iniciación incluso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final va a resultar que mi hermano mayor también fue travieso... ja, ja.

      Un beso juvenil, Fackelito.

      Eliminar
  32. En mis tiempos de infancia y que coste más pequeña que tú, habían muchos niños que jugaban a médicos o a papas y mamás, y se escondían detrás de unas persianas ha darse besos a escondidas, jajjajajaj vaya con la Eva chinesa. Te deseo una feliz semana, no he pasado antes porque llevo unos días muy mal con dolores de lumbares y dolor de estómago, son los efectos secundarios de los inmunodepresores, te he dejado un comentario en la entrada anterior, besos de flor 😘😘💋👀

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que estés mejor, amiga mía. Ya sé que tienes días bastante chunguillos.

      A los médicos... también he jugado. Y confieso que aún juego, aunque a un amigo mío médico no le haga gracia porque dice que es un tema muy serio...

      Un beso ENORME.

      Eliminar
  33. Hay ciertas sombras que no se pueden representar y no son precisamente ni las de Grey, ni las chinescas. Son otras que como la cantidad de Evas y Adanes que hay (aparentemente todo es normal)en etapas diferentes. Tod@s hemos pasado por casos muy parecidos. Más lo importante de esta gran narración es que cada persona, somos un mundo y muy pictórico... El colorido forma parte de este esencial arco iris, muy bien representado Eva.

    Besos chinescos.

    ResponderEliminar
  34. Cada etapa de la vida tiene su cosa y su diversión.

    Besos.

    Es bonito recordar.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. Y aunque vengan mal dadas, con buen humor se palían muchas cosas.

      Un beso GRANDE.

      Eliminar
  35. Es normal que si tu padre lo supo,se enfadara.Pero lo extraño es el silencio del padre de tu amiga(mmm)
    Me gustó ese final en el que el" juramento" ya no se pudo hacer:estabas en otras cosas.Me reí .
    EL caso es que son relatos para recordar y muy bien recreados
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al padre de mi amiga se lo dijo el mío. La llevaron a un cole interna ese último curso...


      Un besuco también para ti.

      Eliminar
  36. Vivencias muy divertidas de dos chicas atrevidas, hasta que llegó papá. ;)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece el título de una canción...ja, ja... Me gusta.

      Un beso sonriente.

      Eliminar
  37. Pero no dejes de hacer lo que te dé la gana... y sobre todo no olvides contarlo tan bien como haces habitualmente.

    Abrazo grande, Eva. Más que grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he dejado nunca de hacer lo que quiero. Mi Eva con carácter ayuda mucho a eso...


      Un beso libre.

      Eliminar
  38. Parte del gozo es el espectador por cierto, muy buena entrada, me quedo por aqui, saludos desde Chile!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por quedarte. Espero que disfrutes con mis historias.

      Un beso de bienvenida.

      Eliminar
  39. Me ha encantado leer este post. He disfrutado de cada una de sus palabras y he montado perfectamente la escena en mi mente. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trataba... así que me alegro de que te haya gustado.

      Un beso contento.

      Eliminar
  40. Vaya, cómo me hubiera gustado ver ese espectáculo de sombras chinescas... eso sí que serían sombras sugerentes, y no las cincuenta de Grey.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cualquier día, lo repito, pero mejorado... ja, ja...
      Me estoy animando.

      Un beso travieso.

      Eliminar
  41. Podrías retomarlo ahora...

    A mi padre le salieron todas sus canas los tres meses antes de que yo cumpliera los 18. También había hecho un juramento y parece que no lo pasó bien. Mi madre cuenta que el día que cumplí los 18 años (yo estaba en Madrid y ellos en Coruña) lo pasó pésimo.

    Besos

    ResponderEliminar
  42. Me gusta, como vas conduciendo tu historia y el lector se va haciendo en su mente esas proyecciones.
    Enhorabuena.
    Un Abrazo.

    ResponderEliminar
  43. Hola Eva, cuando somos jovencitas siempre nos llaman estas cosas digamos "prohibidas", lo malo que luego vienen los padres y lo estropean todo, el tuyo por ser tan estricto y el otro lo permitía por que hacia negocio llevándose una parte de la recaudación, pero bueno siempre hay tiempo para hacer mas cosas que nos gustan en las diferentes edades.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El padre de mi amigo no lo sabía. Se iban los fines de semana a una casa en el pueblo...

      Siempre hay tiempo, sí. O casi siempre.

      Un beso pirujo.

      Eliminar
  44. Pues me parece muy creativo. Es una pena que con la edad no sigan estas experiementaciones juveniles. También lo digo en propia carne, a veces me gustaría un mundo más desenfadado. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será porque soy rara, pero... Yo sigo teniendo mi mundo... ja, ja... y sigo haciendo experimentos....

      Un beso experimental.

      Eliminar
  45. A mi también me gustaban las sombras, eran divertidas. Ya veo que tienes una creatividad singular. La juventud nos debería durar más, jeeeeee...bueno, entiendo a tu padre pero lo debiste pasar en grande.

    Interesante y curiosa entrada que me encanta.

    Tengo problemas con Bloguuer, hoy me voy escapando...

    Amistosamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi madre me enseñó que hay que disfrutar cada instante y así hago. Duró poco, pero que me quiten lo bailao....

      Un beso agradecido.

      Eliminar
  46. Me encantan las sombras chinescas.
    Ahora ya puedes hacer lo que quieras...
    : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también... Algún día las retomaré...ja, ja.
      Eres muy generosa dando un repaso a todas las entradas anteriores.

      Un beso agradecido.

      Eliminar

¿Algo que decir? No te lo calles...Gracias.